Preparar un viaje con niños

IMG_1550
por Nina

La última vez que me subí a un avión para un viaje largo me tocó ir al lado de una familia con tres niños. Uno de los factores que hizo más complicado e incómodo el trayecto fue la cantidad de cosas que cada uno de mis pasajeros vecinos tenía. Cada uno un peluche, un cuaderno con lápices, un peluche, una tableta…

Me voy de viaje en dos semanas más fuera de Chile por unos días y no quiero repetir esa experiencia aun cuando viajo con niños también. 

Esta es la primera vez que viajo largo con mis dos hijos… Dos hijos súper chicos! Dos niños que hacer dormir, dos chupetes, dos potos con pañal…

Ya hemos hablado de lo alucinante que es el viaje con niños, las buenas experiencias que de toda esa aventura resultan, pero hoy día yo -que estoy en la previa del viaje- estoy pensando básicamente en las maletas y en el equipaje de mano.

Soy una acérrima usuaria de las listas. Anoto y anoto todo lo que no se me tiene que olvidar. Anoto y me empiezo a conectar con que va a ser verano en el lugar al que vamos, con que el trajebaño del año pasado ya le debe quedar chico a mi hijo mayor, con que tal vez hay cosas que es mejor comprar allá.

Cuando viajamos con niños hay cosas que no se pueden olvidar porque si no uno se mete en un cacho. Los remedios básicos por ejemplo. Siempre es mejor usar un poco de espacio en el equipaje y llevar lo que usemos en caso de fiebre, gripe, dolor de guata, alergia.

Cuando uno viaja con niños tiene que pensar con tiempo porque o sino, lo que termina por pasar, es que se olvida de todas de todas las cosas de uno.

Tema aparte son las sillas de auto, los coches, la cuna. Todo eso va a depender del viaje que estemos haciendo, por ejemplo en mi caso para el viaje vamos a arrendar auto, entonces mejor llevar las sillas de los niños (los rent a car también arriendan sillas, pero son incómodas y caras). El coche paragua va de todas maneras y la pack and play no porque, por suerte,  me conseguí una allá.

Por último, está el equipaje de mano. Hay que poner la cabeza fría y llegar a los elementales, sin caer en miles de “por si acaso” porque sino terminaremos con un bulto inabarcable.

Todo el esfuerzo que tiene que ver con las maletas y las cosas que llevamos o no tiene por objetivo ayudar en el viaje, hacerlo todo más cómodo y sencillo, sin que sean las cosas, las que llevamos o las que dejamos, un tema en estas vacaciones.