Mi primer terremoto fue cuando tenía 1 año

IMG_0644
por @patyleiva

Mi hija de 6 años hoy me dijo: “mi primer terremoto fue cuando tenía 1 año”. Me sorprendió primero, porque se acordara (me dijo detalles que en verdad me pusieron la piel de gallina por su lucidez), pero además, sentí una especie de resignación, al asumir que si vivimos en un país sísmico como Chile, nuestras vidas, por jóvenes que sean, contarán con alguna historia de temblor o terremoto. Es una realidad.

Ayer pasamos mucho susto, con lo largo e intenso del terremoto. Por primera vez sentí la necesidad de salir del departamento (nunca antes lo había hecho, sólo nos ponemos en un lugar seguro), y fue bueno encontrarnos con algunos vecinos y sentirnos acompañados. Tras una réplica y unos minutos más de expectación, el montón de niños en pijama no tardó en ponerse a jugar y terminar reclamando porque nos volvíamos a meter a la casa.

Agradezco esos ojos de niño que mantienen la calma ante estos fenómenos “normales” en sus vidas, y sufro por los que se angustian. Cuando yo era niña recuerdo a mi mamá rezando y pidiendo misericordia en cada temblor, creo que yo reacciono con más calma, tratando de alertar todos mis sentidos y recoger a mis pollos. Anoche leía algo muy bonito que escribió mi amiga Andrea Lagos desde la V región, donde hablaba de una mamá que daba valor a su pequeña hija. Acá cito sus lindas palabras:

“Acá las sirenas anunciaron alerta de tsunami y que nos mantuviéramos sobre la cota 30. Los barcos se veían tranquilos desde la ventana. La casa se movió mucho, la Teo creía que era entretenido: aleteaba. Una amiga y su hija pequeña había llegado hace cinco minutos así que nos abrazamos las cuatro en la mitad de la casa, que es del siglo pasado. Ella, una mamá con experiencia, le dijo a su hija –muy calmada– que la tierra necesitaba moverse de vez en cuando. Su hija dijo que su mamá era muy valiente. Mientras, la lámpara de cristal se mecía. Las copas con agua, recién servidas, también. Cuando pasó un poco la cosa nos comimos las galletas que había traído ella. Y recién pudieron entrar las llamadas. La celebración que había por el nacimiento de Margot Loyola en la plaza Sotomayor se suspendió. Siguen las réplicas, habla el alcalde, se suspenden las clases.
Eso es todo, desde Valparaíso.”

1 COMMENT

  1. tengo casi 40 y voy por el tercer terremoto, no me dan miedo, ya las niñas les he transmitido esa calma y aceptacion, les he repetido varias veces que vivir en Chile es vivir varios terremotos durante la vida, la mayor este años pasó las placas tectonicas asi que comprende perfecto el mecanismo de los sismos y la tiene super impresionada (no asustada) que en Valdivia haya ocurrdio el terremoto mas grande registrado.

Comments are closed.