Celebrar un año de padres

cumpleanospadrespor Juana Rosa

El mes antes de que mi hijo cumpliera su primer año, me dediqué a pensar en cómo celebrarlo a él y los millones de cambios que había traído a mi vida. Como era tan chico, sabíamos que no entendería mucho el festejo y que éste más bien sería para la chohera de familiares y amigos que para la real celebración de mi guagua. Ahí fue cuando nos miramos con mi marido y decidimos celebrarnos a nosotros. Nuestro primer cumplepapás. No lo pensamos dos veces y convocamos a nuestros amigos. La idea era hacer una gran fiesta gran en nuestra casa, para conmemorar nuestro primer año sin dormir de corrido en la noche, levantándonos sábados y domingos antes de las 8:00, cambiando pañales, sacando chanchitos y siendo los más felices del universo mundial.

Algunos amigos más conservadores encontraron bastante freak celebrar el cumple de nuestro hijo sin él (esa noche –que no era el día exacto de su cumpleaños- lo dejamos con sus abuelos), otros aplaudieron la idea. Nosotros lo pasamos increíble y consideramos que nos merecíamos totalmente autofestejarnos.

Igual, el día oficial del cumpleaños de mi hijo también celebramos. Aunque sólo con abuelos y tíos. Decoramos el departamento con Tiggers y abrimos un montón de regalos (primer nieto por ambos lados). No sé si todos los cumpleaños de nuestro hijo serán así: de autoevaluación y cuestionamiento de nuestra vida como padres. Hasta ahora sólo hemos vivido el primero. Pero para si el segundo nos sentimos igual, probablemente nos volvamos a autofestejar.