No googlees las enfermedades!!!

atopicapor magdalena

Lo sé.. es casi inevitable hacerlo, y por mucho que uno se lo aconseje a los demás, siempre cae en la tentación y basta que haya un atisbo de un diagnóstico para que uno entre a google, vea las descripciones y fotos más terribles y crea que está al borde de un abismo.

Como mamá me ha pasado muy concretamente en dos ocasiones. La primera vez fue cuando a mi hija menor le diagnosticaron dermatitis atópica, porque se le hacían unas heridas muy feas en el cuello, detrás de las orejas y en las axilas. Al salir de la consulta de la doctora, me fui a la farmacia, compré las cremas que me recetó y llegué a la casa directo al compu a googlear esta famosa dermatitis de la que yo nunca había escuchado. El resultado: ataque de pánico al ver esas fotos de guaguas y niños con llagas terribles por todo su cuerpo. Luego, al empezar a compartir la información con mis cercanos, me di cuenta de que es una enfermedad muy muy común!! Y que en la mayoría de los casos, teniendo las precauciones indicadas por la pediatra mi hija no iba a tener mayores problemas con su piel.

La segunda vez también me pasó con mi segunda hija. Esta vez le diagnosticaron una enfermedad llamada Liquen estriado, la que consiste en una pequeña herida que comienza en los dedos de las manos o de los pies y que puede crecer como una línea por las extremidades. Mi hija a penas tenía un porotito en su dedo, pero la había hecho perder la uña. Una vez más… de la consulta de la dermatóloga, directo a la farmacia y de ahí a google. Una vez más… ataque de pánico y angustia todo junto. La diferencia con el caso anterior es que nadie que yo conociera había escuchado jamás de esa enfermedad, por lo que me panorama futuro era muy incierto.

Como no tenía nada más que hacer que pensar en que el tratamiento resultaría, me concentré en eso y traté de olvidarme de todas esas fotos horribles que había visto. Como era de esperar, a las pocas semanas mi hija ya no tenía nada en el dedo y el episodio quedó atrás.

Exactamente lo mismo que me ha pasado a mi, también le ha pasado a muchas personas con quienes he compartido este tipo de experiencias y todos hemos concordado en que googlear las enfermedades y diagnósticos es la peor idea, pero supongo que todos somos porfiados y un poco masoquistas porque volvemos hacerlo y una vez más la angustia y el miedo se hacen presentes y pensamos en que nunca más volveremos a hacerlo.