Minuscule, perfecta combinación de realidad y animación

minuscule1
por @patyleiva

Conocí la serie infantil Minuscule porque la subieron hace poco a Netflix y me enamoré de ella. Es una producción francesa que presenta el mundo de los insectos, desde su perspectiva en el mundo. Los bichos son animaciones, pero los escenarios son reales. La fotografía no puede ser más linda, los colores brillantes y la simpleza de las imágenes transmiten tranquilidad y armonía, invitando a seguir viendo esos pequeños cortos de 5 minutos que transcurren dentro de los capítulos de 25 minutos en total.

No crean que es pura ternura, el humor es inteligente y agudo, los bichos son capaces de hacernos reír y mantenernos atentos con su ingenio e inesperadas actitudes.
minus2
Los protagonistas de cada historia pueden ser una chinita volando por el campo, avispas planeando como aviones, pulgas en la playa o caracoles en una granja. Todos son adorables.

El sonido es un ingrediente muy importante, ya que combina silencios con sonidos reales y efectos especiales. Además, la música de la presentación es una pieza de piano fue compuesta por, con un aire a Satie, lo que nos muestra que la serie es de las que privilegian el entregar simplemente buena música a los niños, más que diseñar música para-niños.
minus3
El 2013 se estrenó “Minuscule: Valley of the Lost Ants“, un largometraje que al igual que la serie, carece de diálogos y sigue “la vida privada de los insectos”.

Existen 78 capítulos. En Netflix hay una temporada con 16 disponibles, pero en YouTube –y en dvd– también pueden encontrar algunos contenidos. Precioso.

4 COMMENTS

Comments are closed.