Mi derecho a colechar

colecho.jpgpor Juana Rosa

Entre las cosas que acordamos con mi marido para cuando naciera mi hijo, era que él (mi hijo) dormiría en una cuna nuestra pieza hasta que comenzara a pasar de largo. La verdad es que no lo pensamos mucho, simplemente era lo más “natural”. Sin embargo, cuando llegamos a la casa con el enano de 2 días, no pude aguantarme las ganas de dormir con él. Así pasamos la primera semana con el guatón metido en nuestra cama, y mientras las abuelas me insistían en que ‘lo podíamos aplastar’, yo le preguntaba a amigas y buscaba información en Internet para confirmar mi creencia de que si dormía con él, nunca más lo iba a poder sacar de mi cama y se convertiría en un mamón para siempre.

Y fue Googleando que me enteré que somos los occidentales los de la idea que las guaguas tienen que ser independientes y dormir solas, mientras que para los asiáticos lo común es colechar. De los argumentos de quienes colechan, el que más me hizo sentido fue el que todos los mamíferos –excepto nosotros- duermen junto a sus madres hasta que son capaces de alimentarse y trasladarse por sí solos, y eso no impide que cuando llegue el momento, se conviertan en seres independientes de sus padres.

Hoy mi enano tiene un poco más de 8 meses, y si bien desde los tres que duerme en su pieza sin problemas, al menos una noche a la semana duerme con nosotros en la cama. No porque llore y haga escándalo, sino porque hay noches en que simplemente tenemos ganas de dormir con él y él con nosotros. O al menos así lo sentimos. Y aunque siempre haya gente con montones de argumentos en contra, creo que todas las madres –y padres- debiéramos aprovechar nuestro derecho a colechar.

13 COMMENTS

  1. Creo que la palabra que da miedo es colechar, es tan… rara

    Yo duermo con mi hija, dormimos cuando queremos juntas, la mas mamona soy yo y extraño su cuerpito calientito y pegador de patadas…

    Me importa tan poco que el mundo hable de las maravillas de que los niños independientes duerman solos… que no es tema para mi, incluso cuando la gorda tenia su pieza (cuando viviamos con su papá) y ella se queria pasar a mitad de la noche a mi cama, la recibia feliz, lo mismo ahora, y siempre…

  2. El leopoldo durmió conmigo hasta viejote. Y es el niño más independiente y poco mamón que conozco. Ahora que duerme solo en su pieza son tan bacanes las oportunidades que tenemos de regalonear juntos de repente. Viva el colecho!

  3. Mi hija, ahora de 4 años, siempre ha dormido con nosotros; y no pensando en el colecho ni el apego ni nada; solo ha sido algo espontáneo por diferentes razones. antes que nos cambiáramos de casa tenía su cuna en mi pieza porque no teníamos más dormitorios en el departamentos, y ahora hace más de un año que nos cambiamos a nuestra casa y tiene su dormitorio bello con su camita y todas sus cosas, pero aún así llega a media noche a acostarse con nosotros, y no puedo decirle que no si le encanta estar al medio.

  4. Fui tan atroz con mi primer hijo, talibana rara, engrupia, exigente, q no se me pasó por la cabeza! Con los mellizos aunque fue mucho mas dificil sí lo logramos y puta q es rico. Hoy que el mayor tiene 7, los chicos 3 y yo soy mas normal, aprovechamos esos momentos y son gloriosos. Ese olor de dormir es lo que a mi me tiene trastornada. <3

  5. Con mi hija mayor ahora de 8 años, coleché hasta los 9 meses. ..fue maravilloso. Es muy independiente y hermosa.
    Ahora estoy esperando la segunda y espero hacer lo mismo 😉 Nada mas rico que sentir ese pequeño cuerpito….

  6. Somos colechadores desde siempre, mi hija la mayor tiene 9 y en esa epoca nadie entendia lo que era cuando hablabamos del colecho, las mas chica 4 y tambien colechamos, solita se cambió de pieza a los dos años, la mayor se demoró mas pero porque se iba en verano y volvia en invierno.
    Son las niñas mas independientes del mundo, la transición a su propia pieza y cama fue suave porque lo hicieron cuando se sientieron seguras, a su ritmo, es lejos lo mejor.
    El pero argumento que hemos escuchado en contra es “y que pasa con la intimidad”, en lo persona no veo nada intimo en roncar con otra persona al lado, y si hablamos de sexo, pues, te obliga a ser mas original y no relegar el amor solo a la cama (que fomedad)

  7. Descubrí el colecho cuando volví a trabajar y mi gorda tenía 3 meses, fue la forma que encontré para poder funcionar bien en el día y de cierta forma compensar mi ausencia. Y de ahí nos acostumbramos, los 3.
    Ahora que tiene 3 años y algo, tratamos de que duerma en su pieza por lo menos un poco de la noche. Si pasa la noche completa feliz, y si no, feliz también, solo un poco más pateados!
    Creo que si ellos necesitan la cercanía es por algo… ya habrá tiempo de independizarse, ¿cuál es el apuro?

  8. yo no podria porque vemos tele hasta la 1 – 2 am asi q interrumpiria el sueño de los niños
    y cuando mi hija le dio x ir a nuestra cama dormiamos como las pelotas, mi marido o yo terminabamos abandonado la pieza para domir bien y mi hija hasta me boto de la cama de una patada en la espalda. yo duermo poco y quiero dormir bien , asi q no gracias

  9. También me compré el cuento de l@s niñ@s independientes, pero apenas me entregaron a mi niño en el hospital lo puse a dormir a mi lado. Y cuando llegamos a la casa lo hacía dormir en la cuna, pero tenía el sueño muy liviano y cuando lo empezaba a bajar a su cuna se despertaba y vuelta a hacerlo dormir. Creo que sólo el primer mes durmió hasta las 5 de la mañana solito, de ahí en adelante se despertaba antes, hasta que un día me rendí y simplemente empecé a hacerlo dormir con nosotr@s y por fin pude dormir más horas de corrido.
    Y ahora que estamos pensando en la/el hermanit@ no sé que vamos a hacer. Él ya tiene casi el año y medio, pero me daría pena sacarlo de nuestra cama. Todavía es muy pequeñito y le cuesta mucho dormir solito.

  10. yo ni siquiera meti la cuna en mi pieza. yo dormi hasta los seis meses en una cama al lado de la cuna en su pieza y con mis mellizos proximos a nacer hare lo mismo, cada uno en su cuna yo en la cama.
    si estoy casi todo el dia con mi hija, y ahora estare todo el dia con mis hijos, creo que es mejor que cada uno tenga su espacio para domir con tranquilidad y sin riesgo de patadas, mi marido me ha dado dos patadas dormido, y manotazos cuando se da vuelta!

  11. Nosotros usamos con mi hija un cuna colecho maravillosa, de madera, marca babybay. Yo tengo el sueño demasiado pesado y pensaba en poder aplastarla, por lo que la cuna fue la solución perfecta. Ella jamás ha despertado de noche, y dormir tomadas de la mano es lo más hermoso. Lástima que le quedó chica demasiado pronto (prometía hasta los 7 u 8 meses, pero sólo fue hasta los casi 5), o ella fue la inquieta que empezó a hacer chocar sus manitos con los barrotes, así que simplemente adaptamos una cuna normal y le sacamos una baranda para que pudiera estar al lado de nosotros… al principio lloró y nos demostraba su molestia, pero ahora se le pasó, duerme feliz, a sus anchas y cerca de mamá y papá

Comments are closed.