Cuando saber el sexo es una desilusión (y luego ya no)

por Eleonora

En un momento de mi embarazo, quise con mucha fuerza que mi futuro bebé fuera niña. Ya tenía un hijo, y es muy fácil caer en el deseo de tener la parejita (porque aparte TODO el mundo le da con el asunto de la parejita), pero más que eso me entusiasmaba la idea de lo diferente. Una nueva experiencia. Vestidos, pinches. Me entusiasmaba criar una mujer, y enseñarle todo lo que somos capaces. Enseñarle que podía hacer lo que quisiera si se lo proponía, lo afortunada que era de haber llegado en un momento del mundo en el que las mujeres somos más libres de elegir. Enseñarle también a luchar por lo que todavía no hemos conseguido.

Quise mucho tener una mujer a la cual criar. Sin embargo me lo adelantaron en mi ecografía de las 12 semanas, y me lo confirmaron en la de las 20 semanas: mi segundo hijo sería un hombre. Yo ya lo sabía. Por semanas lo había sentido así. Simplemente sabía que adentro mío crecía otro hombre, pero tenía esperanzas y debo admitir que tuve momentos de desilusión al respecto. Me di la libertad de tenerlos. Después de todo, somos humanas, y eso de “no me importa, mientras sea sano” a veces puede ser una muletilla para no decir “quiero una niña” y después que sea niño y te miren feo. Hasta nombre para mujer teníamos, mientras que para hombre aún no se nos ocurre el definitivo.

Pero ahora ya me acostumbré a la idea de que viene otro niño. Y me gusta. Me gusta la idea de ser la única mujer en una casa donde hasta el gato es macho. Me gusta la idea de que sea quizás más fácil, porque ya sé cómo se cría un hombre (por lo menos hasta los 6 años). Sé que los hombres son más simples que las mujeres, y que por alguna razón los niños son mega regalones de la mamá. Y, más que cualquier otra cosa, me gusta la idea de criar hombres con los mismos valores con los que pensaba criar a esa hija mía que ya no existió: quiero enseñarles a respetar a las mujeres, a verlas como competencia digna, a valorarlas como iguales, a quererlas y cuidarlas y enamorarse profunda y verdaderamente de ellas. Me gusta la idea de hacer la pega desde “el otro bando”.

No sé si se entiende, pero finalmente estoy feliz de que mi bebé sea niño. A pesar de haber querido mucho que fuera mujer.

13 COMMENTS

  1. Al final es un hijo, y creo que uno amará lo que sea por sobre todo.
    Yo siempre sospeché que tendría niño, porque queria demasiado tener niña, jajaja, pero fue niñita mujer y cuando me dijeron fui feliz porque se llamaba amanda desde que yo tenia como 18 años (10 años antes de saber que la tenia en mi panza). Al final uno se proyecta con estos regalos del universo porque es lo mejor que tendremos… y siento que lo mejor es tener niña, pero si es niño creo que diría lo mismo.

  2. Yo no quise saber con mi primera guagua, y fue lo mejor. Habían meses en que juraba que era hombre, después que era niñita, y así. Cuando nació y supimos que era niñita, estaba feliz, más allá de toda la alegría de saber que está sana y que todo andaba bien, fue la sorpresa de lo que era, de quien era, y no alcancé a cuestionarme si era o no lo que quería, porque yo siempre esperé a mi guagua, hombre o niña sería y será siempre mi guagua

  3. Yo tb quise una niña. Cuando esperábamos a los mellizos, pensé q nada podría ser mejor que fuera uno y uno. No. tenemos 3 niños, bellos! Obvio q me dió lo mismo y los amo como a nada en el mundo (nunca dudé q eso fuera asi).
    Tb me encanta ser la unica mujer en la casa, y sueño con esos sabado en q vayan a los partidos de algo los 4 y yo me quede viendo Girls en la casa

  4. pucha te entiendo tanto…. yo hoy supuestamente sabré lo que es, estoy ansiosa! y lo único que quiero es tener otra niñita; eso le he dicho a todo el mundo aunque todos insisten en la parejita y yo solo quiero otra mujer; lo peor de todo es que siento que será niño, que igual lo voy a amar con todo mi ser, pero me costará acostumbrarme a la idea.

  5. jajja…..me paso lo mismo!!!!!!!!
    te entiendo al 100%!!!
    a mi lo unico que me da una pena enorme es que las mujeres son tan malas con sus suegras… cuando tienen guaguas no las dejan ni acercarse. asi que estaremos obligas a ser abuelas de lejitos no mas…. 🙁

  6. Al principio de mi embarazo pensé que sería un niño. No sé exactamente por qué. La verdad es que me sentía demasiado bien. No tuve mayores molestias: algunas náuseas, cero vómito, harto sueño. Por otra parte, nadie se cansa de decirme lo guapa que estoy, y yo misma no dejo de mirarme al espejo en las mañanas (pucha que se ve lindo el cuerpo de una mujer embarazada, redondito, firme, radiante).
    El asunto es que de repente empecé a sentir que portaba una niña. Sólo me pasó. Fue un sentimiento fuerte que llegó a partir de la semana 12. Si bien en esa eco no me dijeron nada, volví a verla con detención y me pareció ver las famosas tres rayitas entre las piernas. Tate, es niña.
    Mi pareja quería un niño, o bien se había hecho a la idea de tenerlo. Pero yo sabía que no era así, y la eco de la semana 20 me dio la razón. En ese momento no me importó si era hombre o mujer. Simplemente, el pasmo absoluto, la sensación de extrañeza de saber QUÉ HAY DENTRO DE UNA. Es algo indescriptible. Él también lo sintió. No hablamos durante mucho rato. Nos mirábamos, nos reíamos, decíamos un par de cosas, luego nos quedábamos callados. Nuestra hija tenía nombre y eso le daba cuerpo.
    Creo que es una de las cosas más hermosas que me ha pasado. No podría haberme aguantado las ganas de saber.

  7. Yo tengo dos hombres. Quería q el segundo fuera mujer pq probablemente no tendré más hijos, pero me salió un segundo muñeco. Ahora ya tienen 6 y 3 años y es bacán. Juegan, se quieren, son full regalones de su mamá… Muy rico!

  8. Yo siempre siempre quise tener un niño y apenas supe que estaba embarazada estuve segura que era un machito. Incluso a mis compañeros de U les mostraba la primera eco, a las 9 semanas y yo aseguraba convencidísima que era hombre, de verdad lo sabía.
    Y obvio que fue hombre po jajaja, y lo reconozco descaradamente, me gustaría tener otro niño si algún diiiiia tengo otro. Son tan riiiicos, y más sencillos que las niñas, pa qué estamos con cosas. Yo en gral no tengo paciencia con tanto estrógeno, así que me viene de pelos el asunto práctico de criar un varón. No me estreso haciendo peinados, ni lavando pelo, somos super al hueso los dos jeje. Y lo pasamos chancho jugando taca taca, video juegos, viendo películas de superhéroes….

  9. Tuve una experiencia similar, osea uno se hace una ilusión de que podría ser, yo ya tenia una niña de 9 años pero quería otra !!! Y se me revolvía la guatita cada eco y de hecho hasta que nació me lo creí (nunca se sabe). Lo que si es q encuentro admirable las que crían hombres y los crian bien… Ojala le hubieran obligado a mi marido a recoger la ropa del baño!!!!

  10. Me pasó pero al revés, siempre quise niño, desde chica me imaginaba un pequeño caminando de mi mano y adaptandome a sus juegos más brutitos y a los autitos, somos 4 hermanas, por ende un poco de testosterona hacía bien en nuestra vida, pero no… desde que supe que estaba embarazada sentí que era mujer, con angustia un poco, porque sentía que mi ideal se habia truncado, por decirlo así, pero quería jurar de guata que era niñito, que la panza era puntuda, que se movía mucho y las niñas son mas flojas, etc…
    Al final, en la semana 20 (muy esperada) no me supieron decir porque la perla se escondía, y no supe HASTA LOS 7 MESES que era niña -_- . Yo creo que la asusté con mis sentimientos, quizás percibió mi “rechazo” que se transformó de inmediato en ternura absoluta y mucho mucho amor, sobre todo de parte del papá que estaba esperando con ansias una niña, con el babero puesto hahaha, en fin, ahora tengo a mi Emilia, la amo tal y como es, y creo que una como madre es tan dadora y creadora de amor que al final sea lo que quiera mandarte la vida lo vas a amar y cuidar con todo tu corazón 🙂

    Muchos cariños!

  11. Con mi hija mayor estaba 1000% segura de que sería mujer. Mi mamá estaba un poco preocupada de lo obstinada que yo era con el tema, pero es que para mí no había opción de que fuera hombre. Simplemente lo sabía. Y así fue. Niña. Pura felicidad.
    Con mi segunda guagua también quería niña (no sé por qué no me veo criando hombres), pero mi ex marido tenía ganas de tener un hombre. Cuando en la eco nos dijeron que era niña yo estaba feliz, pero me sentí un poco triste de que él no estuviera saltando de alegría. Obviamente a los dos o tres días ya se le habían quitado las ganas del hombre. Lo divertido es que mi segunda hija es la femineidad hecha persona!
    Ahora que sólo somos las tres en la casa, me encanta! Claro que para muchos son demasiados estrógenos juntos, jajajaja.

    • Idem, yo queria niñas, de verdad que no me veo criando niños, mas cuando mis amigas con hijitos hablan de mini-erecciones, de mini-masturbaciones en la cola del super, de estarles trajinando los testiculos, de estarles tirando cueritos o poniendoles ponerle crema de corticoides en el pene al crio de 9 años y yo creo que muero de vertigo

Comments are closed.