Acampar con guagua

corralpor Juana Rosa

Cuando el verano pasado me fui de camping embarazada y mi grupo de amigos campistas (el mejor) me decía “¡el próximo año vas a venir con guagua!”, yo asentía, pero en verdad pensaba, “dudo que lo haga”. Me imaginaba un caos. Carpa, pañales, pechuga, llanto, polvo, desastre. La cosa es que este verano fui a mi adorado Camping Vichuquén, con marido, hijo de 7 meses y mismos amigos campistas, y el resultado fue un exitazo.

Mi hijo lo pasó increíble (nosotros también). Disfrutó del viento, del lago, de los árboles, los cisnes, la arena y de la compañía y regaloneo del resto de los campistas. Durante una semana casi no lloró, y se rio constantemente, entusiasmado con el bombardeo de estímulos que implicaba estar todo el día al aire libre.

Por lo mismo hemos estado pensando repetir la experiencia ahora para el fin de semana largo, aprovechando que todavía está templado el clima.

Eso si, para que todo resulte perfecto, es importante ir preparados. En mi caso, esta es la lista de cosas que llevé en el verano, la que fui preparando con tiempo para que no me faltara nada:

1. Pack&play: ¡Lo mejor para el camping! Como no llevamos coche, necesitábamos algo para no andar trayendo al enano siempre en brazos. Instalamos el corral casi como una carpa más y ahí lo dejábamos durante lapsos de 15-20 minutos, en los que se entretenía con sus juguetes, y sobre todo con otros niños del camping que se le acercaban constantemente a hacerle gracias.

2. Quitasol con filtro UV: Otro indispensable. Lo compramos en el Easy y sumado al traje de baño “surfista” también con filtro, no fue necesario embetunarlo todo el día con factor, que a una guagua tan chica no es recomendable. Y ojo, que no porque ya no estemos en verano hay que descuidarse con el bloqueador.

3. Mini piscina personal: Instalado en la playita bajo el quitasol, lo mejor para mantenerlo entretenido era sentarlo al lado de su mini piscina con juguetes flotando. Chapotear con las manos = felicidad para él y tranquilidad para mí.

4. Cama familiar: En vez de complicarme con un mini saco, para dormir optamos por armar una cama familiar. Colchón inflable de dos plazas, sábanas, frazada y plumón. El enano regaloneando de lo mejor, y mi marido y yo con el mejor guatero para camping.

¿Ustedes se atreven a acampar con guagua?

3 COMMENTS

  1. oh!, suena tan ideal que creo que podría entusiasmarme.
    Yo crecí en camping, tanto que terminó aburriéndome un poco y hace mucho tiempo que no le hago a eso del campismo. Pero tienes razón, creo que los mellis lo pasarían chancho.
    La última vez que acampe fue en Rapel hace como 12 años en una Semana Santa como ahora.

  2. Dale Karina!!!
    Están en la edad perfecta!
    Yo comencé a llevar a mis hija mayor tenía dos años y siempre ha sido realmente bacán. Lo más entretenido es ir en un grupo de amigos porque las tareas se reparten, los niños se entretienen juntos y de verdad se descansa. Aunque si uno va solo con la familia el “espíritu de camping” es siempre hacerse amigos de los vecinos, así que los niños lo pasan chancho igual. Amo mi grupo camping y mi camping favorito en Vichuquen 🙂

Comments are closed.