Mañana nacerá mi hija

embarazo01
por Blanca

Estoy citada a las 7:00 am en la clínica, tengo mi maleta lista y está todo organizado. Varias amigas me preguntan -¿estás nerviosa? y yo contesto que no, para nada.

Y yo misma me pregunto -¿será tan así?

Yo creo que no me siento nerviosa porque apenas me doy cuenta de lo importante que este hito será en mi vida. Eso me hace sentir entre ingenua e inocente. Quizás sea una estado de autodefensa ante semejante vértigo de emociones, la calma antes del amor infinito.

Visualizo algunas cosas de futuro, las que puedo prever, las típicas, pero me han dicho –y tengo la certeza– de que son millones más que no puedo imaginar. La vida no puede hacerse más simple con este crucial acontecimiento. Todo lo contrario.

¿Cómo serán las primeras noches?, esas en las que una se despierta con el más mínimo ruido, queja, o sensación extraña para ir a chequear solamente si está respirando de puro sicopateada –y primeriza– que estás. Eso sumado a las veces de darle de mamar, mudar y sacar chanchitos, todo con re-play.

Me la imagino envuelta en una manta, en brazos, casi siempre regaloneando con alguien o sintiendo su calorcito en mí. Bien apretadita, cosas de guagua, eso es de lo poco que mi miope vista puede alcanzar a ver por ahora.

Aún no la visualizo de un año o caminando, creo que queda mucho para eso, no la he imaginado hablando, su tono de voz, sus ojos mirándome, ni menos en el colegio o poniendose a pololear (uf!). Eso es una total nebulosa en mi mente. Dejemoslo así mejor, para más adelante.

Sé qué va a pasar mañana pero no imagino la carita que tendrá. No es por falta de imaginación o desapego, creo que es simplemente que quiero esperar a que sea quién ella es, sin poner limitaciones a este nuevo ser.

Apenas tengo conciencia de cómo van a cambiar mis prioridades y esa sensación de profundo amor incondicional a esta cosita pequeña, indefensa y totalmente dependiente de mí que, me han dicho, es el más grande de los amores que se puede sentir. Mañana es el día, por fin nos conoceremos y, ¡voy a poder mirarla a los ojos después de sentirla crecer durante tantos meses!

Parte de lo que imagino se hará realidad y la otra parte será una sorpresa, que seguramente me deslumbrará y fascinará cada día.

Por ahora, lo único que tengo claro es que mañana mi vida va a cambiar. Mañana conoceré a la que será mi hija, mi compañera y mi mejor amiga.

8 COMMENTS

  1. Emocionante relato de la víspera. Que todo salga maravilloso. Escribe de nuevo cuando la conozcas! <3

  2. Bienvenida al club! tal como tu dices la vida te va a cambiar, mucha suerte!! es un camino fascinante y a la vez desafiante.

  3. felicidades , pero no la veas como tu mejor amiga, los hijos no vienen al mundo a ser nuestros amigos

    • Quien dijo que no venian a eso? Quien dijo que si? Cada familia es un mundo…

      Blanca, que todo salga super!!

      • jamas veria a mis hijos como amigos, siempre madre un poco amistosa puede ser , pero no me imagino siendo amiga de mi mamá, por muy bien que nos llevemos y compartamos harto tiempo en la semana juntas, siempre será mi mamá, mis amigas están en otra parte

  4. Me hiciste recordar mis momentos antes del parto, emocionante… Bello relato! Felicidades y vive tu maternidad a concho, aprender junto a estas personitas es el regalo más lindo!

Comments are closed.