Cuerdas, el corto de animación ganador del Goya y que enseña sobre la diferencia

cuerdas
por Nina

Este corto de animación me recordó una historia que me contó una vez una profesora que en su juventud había trabajado como babysitter en Estados Unidos. Se las cuento: Debido a la enfermedad de Sean, Margarita, la babysitter, tuvo que ir al colegio del niño a buscar los cuadernos para que se pusiera el día. Cuando Sean le explicó a quien debía pedirle los materiales le habló de un amigo, le explicó donde se sentaba, cómo era su mochila y que ocupaba lentes. Al llegar Margarita buscó en la sala al compañero del que le habló Sean: identificó su puesto y su mochila, pero se sorprendió al ver que el chico era de piel morena. No solo eso, sino que era el único niño afroamericano del curso. A pesar de ello, Sean no se detuvo en el color de su piel para describirlo… No lo hizo diferente a los demás.

De algo así habla Cuerdas. En esta historia, María tiene un nuevo amigo que, como dice su profesora es especial.
Ella, con la inocencia y la creatividad que caracteriza a muchos niños, no queda estancada en las diferencias de su amigo, sino que se motiva con tener una relación con él, aunque sea distinto, aunque no hable, aunque no camine ni la salude.

Esa es la historia de Cuerdas, el corto de animación de Pedro Solís que hace pocos días ganó un Premio Goya. El mismo director ya había recibido este premio con La Bruxa el año 2011. Estos dos trabajos han sido dedicado por el director a su hijo Nicolás quien tiene parálisis cerebral. Quienes tengan la posibilidad de verlo, no se lo pierdan, porque el mensaje que deja es muy claro y sencillo, perfecto para compartir con los niños que se verán a ellos mismos como protagonistas de la historia.

www.cuerdasshort.com