Maternidad y manualidades

photo 3por magdalena

Siempre me ha gustado hacer cosas con mis manos. Me gusta tejer y bordar, pero hace mucho tiempo había dejado atrás las manualidades que implicaban colafría, tijeras, palitos de helado, lanas, papeles lustres, goma eva. Pero claro, desde que mis hijas entraron al jardín y luego al colegio todos esos materiales volvieron a mi casa e incluso ahora tengo una caja destinada especialmente para ellos.

Por suerte tengo cierta habilidad y me jacto de que mis plumeros son los más esponjados y bacanes, pero también significan invertir bastante más tiempo que unas tareas más sencillas. Eso sí, tal como alguna vez escribirmos, son una oportunidad de trabajar juntos y pasarlo bien, sobre todo cuando avisan las cosas con tiempo y no de un día para otro.

Otra de actividades que tuve que empezar a hacer fue dibujar. Siempre me considerado pésima para el dibujo y evitaba a toda cosa hacerlo, pero la profesora de mi hija me dijo que si yo no me atrevía a hacer cosas que me costaran, el ejemplo que le estaba dando a mi hija era justamente ese, realizar las cosas que le resultaran fáciles y evitar todo el resto. Así que me puse manos a la obra y comencé a dibujar. Lo fantástico es que he sido una sorpresa para mí misma, porque aunque claramente no tengo las habilidades naturales que otros tienen, sí he logrado creaciones decentes que hacen que mi hija esté orgullosa de mi. La trampita es que muchas veces googleo lo que necesito y luego hago la mejor adaptación posible.

¿Cómo les ha ido con este tema? ¿Las manualidades escolares son para ustedes un momento de relajo o un mayor estrés?

3 COMMENTS

  1. Me gustan las manualidades, pero me tupo entera cuando es algo impuesto. Ahora por ejemplo, mi hija tiene una fiesta de sombreros en el jardín y el sombrero tiene q ser hecho a mano. Q difícil hacer algo q no sea un cucurucho ni un cintillo!!!! Me las estoy ingeniando y es cierto q google ayuda mucho… vamos a ver como queda el invento.

  2. Yo soy pésima en las manualidades, y lamentablemente muy poco creativa y además demasiado autocrítica, entonces odio las cosas que hago porque me quedan feas. Para mí cualquier cosa de manualidad que manden del Jardín me estresa y más me tupo. Dicho eso, debo decir que mi marido es mucho más creativo que yo así que por ahí salvamos, que en Google hay tutoriales y plantillas re buenas, que la goma eva y el fieltro son los mejores compañeros, y que desde que nacieron mis hijos trato de hacer las cosas mejor aunque no sean las más lindas: Compré casitas de pájaro y las pintamos y mi falta de gusto en colores la suplí un poco copiando la paleta de colores de “Henry Mounstrito”. La Navidad pasada compré generos y cosí a mano unos adornos de corazones y estrellas (la gracia era que fueran amorfos), y este año haré pajaritos o buhos. Así que a pesar de que se me dan pésimo las cosas manuales trato de hacer cosas fáciles y bonitas con los niños.

  3. Me encantan las manualidades, he aprendido a que las cosas no deben quedar perfectas, porque cuando se hacen con niños siempre queda algo corrido o una mancha asi que trato de ya no preocuparme. Pero hacemos recuerdos para las disertaciones, plumeros, herramientas con carton, tarjetas de invitaciones, adornos, etc. Es un momento agradable en los que disfrutamos de meter las manos en la masa. Claro eso si las cosas no son de un día para otro, porque cuando es así no me queda otra que quedarme hasta tarde haciendo cosas yo sola 🙁

Comments are closed.