Plastilina: te amo/ te odio

plastilina
Por Cux

Siempre he encontrado que la plastilina -me gusta ese nombre mas que plasticina, por eso le digo así- tiene una función maravillosa en los niños, el ejercicio de modelar es alucinante, usar cada uno de los huesos y músculos de las manos es increíble cuando son muy chicos y ya cuando empiezan a crear personajes u objetos realistas y surrealistas incluso es más maravilloso aún. La creatividad se multiplica con la cantidad de colores y formas que los niños son capaces de formar con sus manos. Ahora hay colores fluor, y miles de tipos de texturas, más suaves, o más blandas, etc.

Siempre hemos sido de la idea de tener estos productos a mano en casa, junto con los plumones y los blocs de dibujo, pero resulta que mi hijo mayor siempre fue mucho mas ordenado y concentrado que los chicos, entonces últimamente la plastilina está esparcida por nuestra casa como si fuera un habitante mas. Tenemos piso de madera que, aunque a veces puede ser mejor que la alfombra, la plasticina queda aplastada y el piso se mancha. Además se pegan en las plantas de los zapatos y entre medio de los sillones esta lleno de pelotillas, bolitas, tiritas, alitas que son parte de algún superheroe de alguno de mis hijos.

Si bien no es grave, me encantaría -y nos esmeramos- en que ellos cuiden más cada uno de sus materiales, que los mantengan en una caja y que luego expongan sus creaciones, pero la verdad es que ha costado mucho. ¿Tienen ustedes un sistema mejor?

Bueno, por el momento, no dejamos de sorprendernos con lo que ellos son capaces de imaginar y luego llevar a nuestra realidad. Una nueva manera de admirarlos!

2 COMMENTS

  1. A mis hijos también le encanta la plasticina, y tengo el mismo problema. El mayor es super ordenado, y guarda sus monitos en la “cajita de las plasticinas”, pero el más chico es un tiro al aire y no esta ni ahí con guardarlas… pero por supuesto despues llora por que se le perdío uno de sus monitos…. no tengo una tecnica mejor, solo perseverancia para que se acostumbren a guardarlas donde corresponde.

  2. yo no la odio, por lo menos la play dough, porque se pone dura cuando se seca, sale con un raspon de uña y no mancha. y si metes la ropa a la lavadora sale impeque, es la unica q compro

Comments are closed.