El miedo v/s la sobreprotección

5900944674

por Eleonora.

Fui una niña bastante sobreprotegida. No tomé una micro hasta la universidad, no jugué nunca afuera en la calle, no salí sola en la noche hasta muy grande, y de hecho hasta el día de hoy (tengo 29) tengo que llamar a mi mamá cuando llego a mi casa y avisarle. Y sí, creo que me afectó. Hay ciertas actitudes que se las atribuyo a eso, pero no le echo la culpa a nadie.

Porque ser mamá es difícil, cuidar a pequeños niños que son tu absoluta responsabilidad, es difícil. Y personalmente sé que lucho todos los días contra el deseo de sobreproteger a mi hijo del mundo. Sé que es necesario darle autonomía e ir dándole de a poco responsabilidades y tareas que deba asumir solo, pero cuando pienso en el sufrimiento – LA AGONÍA – que sufriría si le llegara a pasar algo, me dan ganas de encerrarlo en una pieza donde pueda cuidarlo y verlo todo el día.

Pero sé que es una locura, y que nunca lo haré, y que lo más sano es que le de más libertades a medida vaya creciendo. Sé que tendré que dejarlo ir a casa de amiguitos, que tendré que dejarlo salir a la calle a jugar, y que eventualmente tendrá que salir en la noche aunque me quede con el alma en un hilo. Lo único que puedo hacer es prepararlo para que sepa cómo enfrentarse solo a los peligros, que van a ir siendo cada vez más peligrosos.

Aunque que me cueste imaginarlo y hasta me de dolor de guata pensarlo.

4 COMMENTS

  1. En mi caso fue todo al reves, mi mamá, como con ninguna de mis hermanas, tuvo un desapego por mi sorprendente, onda cuando iba a cursar segundo basico me dijo si me queria ir a vivir con mi abuela, dije que si, y vivi con ella dos años, y lejos ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida. Despues mas grande, a la hora de los carretes, mi mama me dejaba ir con la condicion de que me quedara en la casa a la que iba, o donde alguna amiga, pk ella no me iba a ir a buscar… y cuando me fui de casa, bueno, ya no di explicaciones. Sin embargo, y contra lo que pensaba, me ha costado mucho “soltar” a mi hija, que tiene solo 2 años, pero ha sido dificil, versus mi hermana (su hija tiene la misma edad que la mia, solo es 4 meses mayor), yo no la he dejado alojar donde mi mamá, ni la dejo en casa de su otra abuela, el jardin ha sido una tortura, decidir enviarla, digo, porque al final ella ha sido feliz yendo (aunque ahora estamos en un tiempo fuera por las enfermedades respiratorias).
    Espero que mi hija crezca bien y feliz, y sufrir en su proceso me da igual, solo quiero que ella me vea contenta de sus avances y procesos, y orgullosa de la forma en que ella los vive. Quiero que nuestra relacion sea bakan, y ese es mi norte

  2. Yo estoy segura de que como fueron con uno, uno hace todo al revés. Con mi mamá fueron relajados, mal que mal era la tercera entre 5, y ella conmigo fue super aprehensiva, y yo todo lo contrario con mis niñitas. Al final uno les da a sus hijos todo lo que uno cree que es lo mejor para ellos, y todo lo que a nosotros de manera consciente o no, tuvimos o no.

  3. Mi mamá era, según yo, moderadamente aprensiva conmigo y mis hermanas, ella es temerosa por naturaleza, pero sabía que no podía encerrarnos en una caja de cristal, así que nos enseñó a ser responsables y cuidarnos. En lo único que se notaba su miedo era en que no le gustaba que jugaramos en la calle y nunca nos dejó subirnos a arboles ni nada que representara el más minimo peligro de caídas o golpes. Hasta el momento yo soy bastante parecido con mis hijos, me gusta que sean independientes y se desarrollen, y aunque muero por ellos trato de no ser aprensiva porque creo que mi rol de mamá va más por acompañar y enseñar que ser su guardaespaldas.

  4. Al principio era mega aprensiva y mi único deseo es que a mi hija no le pasara nada de nada. Después caché que estaba conectada con el miedo, y a medida que lo fui dejando atrás me relajé y ahora lo que hago es como las gatas con sus hijos: paro la oreja y la escucho, para ver cómo está, en la casa o en algún lugar público que esté jugando, por ejemplo.
    No quiero criar a una niña temerosa de la vida, quiero que sea aperrada y que ame vivir 🙂

Comments are closed.