La experiencia de convertirse en “apoderado”

apoderadospor Irene

Reconozco que fue una especie de shock para mí. Siempre he sido de esas personas participativas, con cierta iniciativa y que les gusta formar grupos cercanos, pero cuando me convertí en apoderada del colegio me di cuenta de que las exigencias de presencia y participación eran mucho mayores de las que yo me esperaba.

Mis hijos estuvieron desde muy chicos en el jardín, así que fui apoderada de jardín por cinco años y todo bien. La relación con las profesoras era cercana, iba a las reuniones que había dos veces al semestre, presentaciones de fin de año, etc. Pero cuando entraron al colegio la exigencia fue diferente. La exigencia fue mucho mayor.

Reuniones en la noche, convivencias, jornadas de fin de semana, entrevistas personales con las profesores, esto además de estar permanentemente preocupada de enviar la plata para el paseo, la canasta familiar, etc. Esto sumado a los cumpleaños infantiles, que hay casi todos los días sábado.

Al principio tanta demanda me chocó bastante – y eso que el colegio de mis hijos no es tan tan demandante – me costaba entender que si era un lugar pro familia hubiese tantas actividades que te sacaban de la casa, cuando uno por fin podía llegar a estar con los niños.

Ahora, que ya soy apoderada hace algunos años, me he acostumbrado gradualmente y he aprendido a priorizar. No siempre puedo ir a todo y no me siento culpable por eso, o al menos no tan culpable. Y también entiendo que mientras uno más participe y más cerca está es mejor la coherencia que hay entre lo que se enseña en la casa y en el colegio, lo que siempre es bueno para los niños.

Entonces sería ideal encontrar una manera de estar muy cercano a ese proceso, participar de actividades, pero no sentirse más exigido por eso, cuando ya estamos tratando de dar lo mejor en la casa y en el trabajo.

A ustedes les ha pasado sentirse sobreexigidos por el colegio? O son de esos papás que son de la directiva y participan muy activamente?

Link foto: Chewonki Semester School

6 COMMENTS

  1. Yo llevo menos de un mes de apoderado, y coordinar mis tiempos me ha estresado un poco, tengo el tiempo justo para salir de la oficina e irme rajá a retirar a mi gorda… no me han tocado reuniones ni nada parecido aun, pero por suerte el papá de mi gorda es un 7 y no tendra problema en que nos turnemos para ir a reuniones y cosas asi. Desde chica yo iba a las reuniones de colegio y de catequesis de mis hermanas mas pequeñas asi que estoy acostumbrada a eso. No seré de la directiva eso si, cacho. pero espero poder participar y cachar bien de cerca a todas las que interactuan con mi beba…

  2. en este jardín la cosa es mas piola en el sentido que las reuniones de apoderados no son una lata eterna, la tia maneja bien el tiempo y las hace durar justo una hr, no como en el anterior que las mamás hablaban tanta lesera y sacaban temas como happy hour y asados a cada rato.
    no me importa que me pidan hartas cosas por ej. mañana tengo que llevar 30 trozos de carne asada para una desgustacion de carnes que tendrán los niños porque están en la unidad de los alimentos, asi q recién termine de asar la carne, quedo tan rica que obligada a hacerme un sanguchito y salve el almuerzo de mañana

  3. Me da una laaaaaaaaaaaaataaaaaaaaaa enorme ir a las 2 reuniones anuales del jardin de mi hija,…me carga!!!!

  4. Yo soy de la diectiva, es súper exigente pero me permite “obligarme” a involucrarme en cosas del colegio, cosa que munca hicieron mis grandes papás, cosa que me daba pena y rabia cuando chica ya que nunca cachaban nada.

  5. Yo tb llevo poco siendo apoderada de colegio, y si bien es super demandante, creo que siendo mama soltera mi experiencia como mama siempre ha sido asi, asi que lo del colegio, hasta ahora, ha sido un pelo de la cola. Demandante pero afrontable.

Comments are closed.