Fantasías infantiles: propiciarlas o ignorarlas

huevitospor magdalena

Hace algos días nos fuimos a pasar los feriados de Semana Santa a un camping con un grupo de amigos. En total juntábamos ocho niños de entre los 2 y los 7 años. Todos se llevan muy bien y se cuidan mucho, por lo que la experiencia es exquisita.

En medio de nuestra estadía nos tocó organizarnos para esconder los huevitos de chocolate, lo que derivó en una conversación acerca de las fantasías del mundo infantil – conejo de pascua, ratón Pérez, viejo pascuero – y si preferíamos propiciarlas o derechamente ignorarlas.

Entre quienes estábamos ahí habían de todas las posiciones. Estaban quienes querían mantener este mundo imaginario el mayor tiempo posible y quienes no creen que sea para nada un aporte al desarrollo de los niños e intentan pasar de ellas aunque la sociedad lo haga complicado.

En mi caso me gusta que los niños crean en un mundo que va más allá de lo concreto, aunque también concuerdo con que a veces este tipo de eventos genera una competencia absurda entre ellos, como quién recibió más regalos, a quién le llegó el huevito más grande o quién recibió más plata por sus dientes, entonces creo que hay que encontrar la medida justa para no caer en eso.

En mi caso no recuerdo haber creído en nada cuando era niña. Creo que mis papás eran muy volados, entonces se les escapaban pistas que me dejaban clarísimo que eran ellos quienes metían cosas bajo mi almohada y que nadie entraba por la chimenea lleno de regalos. Y aunque sé que para muchos el descubrir la “mentira” fue un trauma infantil, yo siempre he sentido ganas de haber creído y no haber sido tan consciente de la realidad desde siempre.

12 COMMENTS

  1. Yo tampoco recuerdo haber creido en nada de esas cosas, nose porque!, sin embargo comparto la idea de darle a mis hijos esa sensacion de algo magico, me gusta. Claro que siempre manteniendo el margen de lo adecuado y no sobrepasarnos con cosas o situaciones ridiculas que se escapen de la realidad.

  2. Yo soy de las que no tiene fantasías con los niños…ellos saben que nada de eso existe y que son solo juegos 🙁
    Con otros niños me he dado cuenta que sí es entretenido para ellos -aunque mis niños igual disfrutan con huevitos, regalos y cosas-. Me pasa que no le encuentro tanto el sentido, pero quizas ese sinsentido es sólo para mi y ellos sí quisieran creer. Por el momentos estamos en eso…buscando nuestra mejor manera de vivirlo y tampoco me niego a descubrir q para ellos sí sería la raja creer, y entonces me animo.

    • Y cómo lo haces con los otros papás? Nunca ha pasado que alguno de tus hijos ande diciendo que no existe el viejito pascuero y que otro papá se moleste por eso? o les dices que no se lo comenten a los demás?

  3. yo tampoco recuerdo haber creído en el pascuero por ejemplo… de hecho cuando recibí mi primera bicicleta, mis papas me dijeron con tanto entusiasmo: “…mira lo que te trajo el viejito pascuero…!!!” y yo les conteste: ” mentira… fue mi papa que paso por la ventana…” jajajaja
    hubiese preferido creer, así que trato de que mi hijo crea en todo… pero en su justa medida…

  4. Yo creí en todo, y hasta bien grande… mis papas se las ingeniaron hasta para armar una casa de muñecas en noche buena sin q con mi hermana nos diéramos cuenta! Mi mamá dejabas las huellas del conejo por las escaleras! Para mi siempre fue super mágico y espero q para mi hija sea igual, la emoción de ver y de creer en diferentes personajes siento que hacen que la niñez dure un poco mas en estos tiempos…

  5. Cuando chica me encantaba creer y no recuerdo haber visto un niño q no le gustara. Encuentro medio egoistas a los papás q les cuentan a los niños q son ellos los q hacen los regalos, compran los huevitos, etc.
    Q tiene de malo esa magia si se hace en la medida justa??

    • Pero la fantasía, el desarrollo de la creatividad y de la imaginación no necesariamente van asociados a estos “personajes”. A mi me sorprende que la gente piense que contarle a un niño que no existe por ej. el viejito pascuero es perjudicial para ellos, derechamente me dicen que soy fome. Yo pienso que la fantasía se fomenta con la lectura, y por ello, a mi hija en nuestros tiempos libres, le leo poesía, le hablo de pintores, le leo cuentos infantiles, etc… y les puedo asegurar que es igual de imaginativa que sus pares.
      Apoyo la causa cuando la imaginación y la creatividad se basan en los libros y no en personajes comerciales.

  6. Yo quiero que mi hija crea, que vuele a otros mundos donde al ver un libro de hadas crea que de verdad existe, que sienta esa emocion en la mañana de saber que un conejito estuvo saltando por la casa dejandole huevitos (este año fue la primera vez, aunque sus huevitos eran de gomita y marshmallows) ver su carita al descubrir el huevo que le dejo el conejito… no tiene precio.
    La navidad aun no la pesca, aunque ama recibir regalos.

    Creo que creer es mejor, y yo la dejare creer hasta que el papá es un superherue… despues de grande tendra el resto de la vida para ser realista y fome

  7. A mi me gusta la fantasia… de conejos de pascua, de viejito pascuero, de los tres cerditos y el lobo, de los duendecitos que viven bajo los hongos…. mis hijos son felices asi y ellos crean sus propias historias de dragones y ninjas….

  8. que los chicos presuman de huevitos, dinero o regalos poco y nada tiene que ver con que crean en personajes magicos, eso depende de lo mal ensenados y materialistas que sus padres los tengan…. van a seguir presumiendo igual pero ahora de la plata que les dio papi, del regalo que les compro mami y de los chocolates que les llevaron sus papis.
    No soy partidaria de por ejemplo usar al Viejo pascuero y los regalos como argumento para que se porten bien pero tampoco les niego la magia cuando llega la epoca, el mundo es un lugar demasiado duro como para negarles la magia mientras sean ninas (este compu no tiene enie)

Comments are closed.