Los cuentos de antes

por Cux

En general en nuestra casa hay muchos libros de cuentos contemporáneos, casi no tenemos historias tradicionales, pero más de alguna vez me ha tocado que empiezo a leer alguno de los tipcos cuentos antiguos, me empiezo a complicar y no puedo terminar. Hay cuentos que son realmente todo, menos para niños.

Pienso en cómo han sido escritos para niños si son textos tan rebuscados. O con finales atroces donde uno termina inventando una historia paralela, sin poder seguir con lo que aparece escrito. Muchas veces me pasa y mi hijo ve los dibujos y, claro, cacha que no tiene relación con lo que yo estoy hablando y pregunta, mamá, pero la bruja encerró a los niños. Es fome cuando un lobo se comió a una abuela, o donde hay una pato feo que la mamá no lo quiere y que es el último, etc.

Me he puesto a pensar en los recuerdos que yo tengo de esos cuentos, no me crearon ningún trauma, no recuerdo haber sufrido tanto por ninguno de los personajes, pero hoy nica se los leo a mis niños. Tanto han cambiado las cosas que hoy los niños preguntan todo y no se les va una, quizás yo de chica me bancaba el cuento sin mucho rebuscar. Tampoco digo que haya que prohibir esos cuentos, son de la historia misma, pero prefiero intervenirlos -un poco- y no angustiar a los niños con tanta tragedia.

21 COMMENTS

  1. Me pasa lo mismo!!!! no podría leerle cuentos que son terribles, menos mal aún es pequeña así que puedo ir eligiendo con calma. Cuando chica me encantaba leer y me acuerdo de la impresión que fue pescar Las Mil y Una Noche (si, si, no es para niños pero era una edición maravillosa con ilustraciones y en mi cabeza si tenía ilustraciones era para mí) y bueno leía de Sherezade y la angustia me venía pensar que si no se le ocurría otro cuento le cortarían la cabeza… quiero que mi hija tenga ese amor por los libros pero empezaremos por cosas más amables como Beatrix Potter

  2. Me paso algo parecido el finde, pero con una película…en general soy pésima para ver películas de niños, ni siquiera las pixar, me aburro y no las tolero, pero ese día estaba en cama flojeando y me instale con mi hija a ver la Cenicienta de Walt Disney…horror!!! Cuando está lista para irse al baile y las hermanastras le desgarran el vestido y la dejan casi pilucha, y ella después se arranca llorando (mínimo)…no se si seré muy alharaca pero lo encontré del terror…
    Y en general tampoco me gustan los cuentos antiguos (de mi ropa de niña), el lenguaje tan rebuscado, tan “adulto”, tan fome…prefiero cien mil veces a Oliver Jeffers, saludos

  3. Creo que alguna vez leí – o conversé con mi hermana que es profe – que los cuentos “terribles” ayudan a los niños a ir armando arquetipos en su cabeza de lo que es bueno y lo que es malo, de la bondad y la maldad, y en ese sentido son importantes aunque a veces nos parezcan nada adecuados. Lo mismo que los dibujos animados con personajes antagonistas. Al parecer, desde muy chicos los niños son capaces de diferenciar realidad de imaginación, pero esto se confunde cuando ven a estos mismo personajes representados por actores de carne y hueso. Al menos yo recuerdo de mi infancia haber visto sin problemas la Blancanieves de Disney, pero haber sentido pánico cuando vi una versión en personas.
    Mi hija menor es fanática de la Caperucita Roja y de Blancanieves y por más que yo le muestre otros cuentos relacionados con cosas como viajes, colores, las estaciones del año, etc, a ella le encanta que le lea de la bruja y el lobo.

    • Magdalena, te encuentro harta razon, demás que sirve para cachar “el bien ye mal”, pero igual encuentro q derrepente se van un poco al chancho. Tb creo q debe ser super cierto la diferencia entre “dibujos” y actores reales. Pero los cuentos de hoy tb tienen antagonistas, pero no asi de heavy como la bruja q se come a los ñiños…creo q habra q ir matizando o o o

    • Venía a decir lo mismo que Magdalena, es importante que los niños aprendan sobre el bien y el mal, estos cuentos son para eso. Lo importante es cómo se los presentamos, he leído versiones de Caperucita Roja en dónde al lobo lo parten por la mitad, las tripas saltan y entremedio encuentran a la abuelita y la niña, y otros en donde solo lo cuelgan de un árbol y la abuelita y Caperucita salen volando de su boca…jajjajaj. En mi caso prefiero contárselos yo porque en algún momento igual los van a ver o en el jardín/colegio se los pueden contar y ahí no tendrán a quién preguntarle o en quién apoyarse.

  4. La otra vez estaba dando Jumbo y lo encontré tan terrible que cambié la tele. ¡Al pobre elefantito lo separaran de la mamá porque ella lo defiende y él sufre! Ni ahí con que lo vea.
    Respecto a los cuentos, en el jardín le contaron la Caperucita Roja actuada por las tías y como que mi hija tiene bien integrado lo de “bruja” o el lobo. Pero que los cuentos son horrendos, lo son. Hay otras formas de enseñar lo bueno y lo malo, pa mi gusto.

  5. Yo le compre los de Copec, pero se los leo suavizados: En la Caperucita roja la abuelita se esconde en el closet y el cazador llega cuando la caperucita roja esta asustada y el lobo sale arrancando (es malo igual, y se queria comer las cosas de la canastita… no a la abuela y nieta). En los 3 chanchitos, tambien es un malo que quiere botarles las casas. En Pinocho alguna cosa por el estilo (que le quieren quitar las monedas, porque no cacha que es robar).
    La otra vez estabamos viendo Madagascar 2 y en una imagen creo que una serpiente se come un pajaro y el papa le dice eso y ella se asustó y se puso a llorar (la vez anterior que la estabamos viendo juntas, yo le hable o le explique algo más y no pescó esa imagen)

  6. ¿y Hansel y Gretel? eso de que los papás los vayan a botar al bosque porque no tenían con que alimentarlos….

  7. Han visto los cuentos originales de los hermanos Grimm? Han leido la verdadera historia de la cenicienta? Siguiendo las recomendaciones antroposficas de lectura terminé leyendo a mis hijos un cuento donde las hermanastras se cortaban el dedo gordo del pie y se aserruchaban el talón con tal de que les entrara el zapato… Y no se iban a vivir felices con Cenicienta, un cuervo les arrancaba los ojos durante el matrimonio. Sangriento. Pero, en mi experiencia, los niños no se toman las cosas tan mal como uno.
    Es como cuando les leo Pedro Urdemales y el compadre hace unas cosas espantosas de malas, pero ellos se ríen a gritos de las picardías. Tienen 6 y 8, ahora les leo los cuentos tal cual, antes los edulcoraba un poco.

  8. Yo recién ahora, a mis 30, me he dado cuenta de lo terrible de esas historias, porque juro que jamás me había percatado de la crueldad/maldad que había, de hecho tengo esos cuentos de cuando me los compraron cuando chica y no sé si mi comprensión lectora fue como el hoyo pero nunca caché.

    De hecho hace unos meses caché lo cruel algunas de las canciones que nos cantaban cuando chicos, en “Alicia va en el coche” Alicia está muerta, y ese juego de “cuantos panes hay en el horno” es terrible

    Cuántos panes hay en el horno? 21 quemaos
    quién los quemó? El perro judío!
    Arráncate perro que allá voy yo, eso te pasa por aturdi’o perro judío.

  9. Tengo entendido que los cuentos infantiles tradicionales originalmente no fueron escritos para niños, sino para las “señoritas” de las cortes y para advertir (metaforicamente supongo) de los cuidados en la sociedad de aquella época. Si tienen tiempo busquen el libro “Psicoanálisis de LOs cuentos de Hadas” responde un poco al post.
    De todos modos, yo creo que pueden ser útiles como forma de ayudar a l@s niñ@s a distinguir conductas adecuadas de las inadecuadas… no sé algo como desarrollo moral.

    • Iba a escribir justamente eso, que los cuentos clásicos, originalmente, no fueron escritos para niños… la tradición hizo que se fuesen “amenizando” un poco, porque tal como dicen más arriba, en La Cenicienta, por ejemplo, las hermanastras se quitan pedazos del talón o se cortan los dedos del pie para que el zapatito de cristal les calce… en fin..
      Hay una colección que a simple vista es tan linda de libros infantiles, lo compré en la librería Qué Leo; una cajita musical con 10 ó 12 cuentos.. la música dura lo que te demoras en contar uno de ellos; el tema es que vienen con esos finales terribles… Mi hija tiene 1 año 4, quiero que disfrute escuchando bellas palabras, ¡es tan pequeñita aún!, así que yo le adorno bien la historia para que tenga realmente “dulces sueños”

  10. Es como lo que pasa con el chavo del ocho. Que muestran nà que ver para los niños, los adultos le pegan a los niños, los niños se pegan entre si, el profesor jirafales fuma en la sala de clases, ningún niño tiene a su mamá y a su papá.. de echo quico está desesperado porque el profesor sea su papá.. para que decir el pobre chavo que anda desesperado porque no come en días, pero creo que eso no es lo malo.. lo malo es que al final del capitulo siempre muestran que las cosas se resolvieron cuando alguien le pego a otro alguien… ( y muestran al don ramon enyesado, o la chilindrina con un cojín en el trasero)

  11. Iba a escribir lo mismo de Magdalena. Yo estudié literatura y alguna vez vimos la estructura de los cuentos infantiles. Obviamente cuando fueron creados a los niños se los trataba con menos delicadeza y estaban enfrentados al mundo adulto desde más temprano, pero la idea de esos cuentos es ayudarlos a reconocer, en arquetipos bien estructurados (malos hiper malos, buenos perfectos) una configuración de mundo que los ayudará a reconocer situaciones ideales, repelentes, incómodas, esperables, etc.
    Eso no cambia si uno les maquilla un poco los finales o los detalles… las versiones originales de esos cuentos son macabras a veces y los niños no necesitan eso para entender que el mundo no es lugar perfecto.
    A veces los papás separados se aprobleman porque las madrastras siempre son malas y detestan a sus hijastros. Se les puede leer igual y hacer hincapié en lo mala que es y lo injusta, a diferencia de la “madrastra” real que sí los quiere y los cuida.
    Los niños, tal como alguien dijo arriba, son capaces de entender la ficción desde su mundo, pero también a través de ella van comprendiendo la realidad.
    No hay nada de malo en los cuentos contemporáneos, pero los clásicos son encantadores e importantes. Cómo no conocer la Cenicienta? Ningún niño se merece eso!

    • si, estoy de acuerdo con lo que dicen Magdalena y demás, es verdad que uno se complica, pero los niños tienen otra manera de ver las cosas ue hace que esos detalles que a nosotros nos parecen atroces, a ellos les ordena un poco el mundo.

      Yo a mi hija de casi 4 años, le he comprado de todo, cuentos contemporáneos sin violencia y clásicos y ha visto las versiones disney que son las que mas le gustan. Lo que no me gusta mucho es la asociación que casi siempre hay en malo/feo y bueno/lindo… yo ahí le recalco que se puede ser linda y mala y al revés.

      Ahh, y sobre lo de madrastras… mi suegra “amablemente” le dijo a mi hija cdo empezó con la onda Blancanieves y Cenicienta que las madrastras no eran siempre malas… y agregó delante mío… “digo, por si acaso!!!” WTF?? mmmmm…. creo que ese sería un buen tema pa diente de leche, las perlitas que a veces sueltan las suegras 😉

  12. yo creo que exageran jajajja, los cuentos son cuentos y el nin@ debe desarrollar la capacidad de distinguir, por algo se lo lee un adulto para explicarle diferencias…

  13. mmm el otro dia en youtube miraba los tres cerditos que a mi hija le encanta .. de hecho dice codgcodgcodg (que es como un corre corre corre) cuando los chanchitos escapan del lobo… y se rie aunque nadie muere
    despues le puse las 7 ovejitas y el lobo… y hasta a mi me dio miedo la custion, onda que el lobo se come a 6 ovejas y la mama le hace un tajo en la guata mientras el lobo duerme, despues se muestra a la mama oveja con hilo y aguja cosiendole la guata al lobo y despues el lobo va a tomar agua al lago y se muere ahogado, jajajaja, igual en los ojos de mi hija eso no debe ser tan terrible como pa mi que miro noticias y llegan imagenes de sangre a mi cabeza…

    igual no quiero que ella se angustie como me angustie yo cuando vi blanca nieves… cuando la bruja escapaba por la montaña… arrrrgggg se me pararon los pelos…

    pero igual hay cuentos que en el fondo traen algo lindo, el mismo patito feo no es tan tragico si vemos la historia al final….
    en caperucita roja, el lobo no tiene por que comerse a la abuela, yo digo que la abuela se esconde en el closet…

Comments are closed.