El baúl de los disfraces

por Cux, ilustración Frannerd para DienteLeche

Finalmente caché cuánto servía el famoso baúl de los disfraces. Nunca me había hecho mucho sentido, pero mi hijo de 4 años está babiando por ser miles de personajes, no sólo los famosos – Buzz LightYear, Lighting McQueen, Many-, sino que por cualquiera. Alguien que no sea él, quizás un pirata, o simplemente con accesorios que lo hacen ser otro.

Me encanta la idea de verlo actuar como alguien más, cambia de voz en un mismo diálogo para hacer distintos personajes, etc. Creo que es bueno porque lo hace distinguir los roles de cada cual y empieza a cachar los deberes y derechos de cada uno. Cuando es la mamá: cuida, cuando es el doctor: sana y ahora que le regalaron un traje de Chef: nos cocina todo el día.

Es importante dejarlos empoderarse de papeles importantes, que aprendan a distinguir las diferencias entre lo que hago yo y lo que hace él. Dejémoslos jugar los papeles que quieran!

5 COMMENTS

  1. es super entretenido, TODO les sirve para disfrazarse.. el mio hasta fue a comprar el pan de spiderman.. nosotros regalamos todo menos los disfraces, así es que solo se prestan..pero ahora que esta mas grande le gustan muchos los títeres de dedo.

  2. Haaa, estando embarazada un niño vestía un traje de hombre araña y el papa (por pleno providencia) lo paseaba feliz, y en un momento lo sube a sus hombros y el niño ahi en lo alto, extiende un brazo, como volando como super heroe… mori de amor, no se si por el embarazo mismo (y eso de ser mamona al cuadrado) … pero na, exquisito. y cada vez mas en el super veo niños con disfraz de super heroe… me encanta

  3. Mi sobrino ama disfrazarse. Tiene de Buzz Light year, superman, Spiderman, Sportacus, Batman, Pirata, Mickey, animalitos varios, Power ranger, y aunque algunos le quedan medios chicos, igual se lo pone, es un super panorama disfrazarse.

  4. es increíble como a todos los niños les gusta disfrazarse, de lo que sea, y cambiar su personalidad.
    Ojala que nosotros, siendo grande también pudiéramos hacerlo con esa libertad, y dar vuelta la pagina y ser otros.
    Cuando crecen los hijos, nos quedamos con canastos de disfraces, que igual que la ropa, forman parte de la cadena de ropa que se hereda.

Comments are closed.