Sufrir con los hijos

UNICEF/Giacomo Pirozzi_ tajikistan  photo © 2010 UNICEF Sverige | more info (via: Wylio)
por Irene

Una de las cosas difíciles de ser papá es tener que contener a los hijos en momentos de dolor, sobre todo cuando lo único que uno quisiera es llorar con ellos. La semana pasada me tocó vivir esto – no por primera vez- cuando tuve que ir a vacunar a mi hija. Como la tenían que pinchar dos veces la primera estaba relajada y, aunque le dolió, el sufrimiento pasó al tiro, pero al segundo brazo estaba histérica y tuve que agarrarla con fuerza, por lo mismo costó que la aguja entrara, le dolió terrible y el brazo se le afiebró mucho.

Yo me sentía pésimo, pensaba que tal vez no le debería haber puesto las dos juntas y lo único que quería era darle muchos besos y hacer que el dolor pasara, aunque a la vez pensaba que no tenía que sobre dimensionar la situación para que la próxima vacuna que le toque no sea un drama.

Contándole de esto a amigas algunas me dijeron que ellas no son capaces de acompañar a sus hijos en estos momentos y que prefieren que vaya el marido y la abuela, lo que me parece heavy. Yo sufro, pero pienso que ellos me necesitan a su lado así que tengo que hacerme la fuerte no más.

Consolarlos cuando se caen y se pegan de verdad fuerte o cuando les hacen un examen doloroso es terrible, pero me imagino que el contenerlos en momentos de dolor que no son físicos, como al perder a alguien, o a su mascota o cuando los molestan los amigos, debe ser aún más difícil, aunque afortunadamente todavía no me toca vivirlo.

14 COMMENTS

  1. Cuando comencé a leer pensé que tu hija se había accidentado…o enfermado…pero una vacuna me parece too much…

    • Igual, es como ponerle muuucho creo. Si le van a tocar ene vacunas y el dolor se pasa rápido.
      No es por insensible pero tienen que aprender a tolerar esas situaciones si no después es peor. Y eso de no ir que lo lleve otro me parece su resto egoísta, es como “que sufra pero yo no lo veo”
      Una con mayor razón es la que debe aprender a hacer frente a las dificultades. Me fui en la volá pero estas situaciones chicas nos entrenan para las verdaderas emergencias.

  2. pa MI FUE HEAVY… mi peque le dio pielonefritis cuando tenia 3 semanas de vida, lo que me dolió mas fue cuandu cumplió 6 meses tuvimos que hacerle una uretrocistografía; si, una manguerita por su pirula….. cuando lo acompañe creo que me dolió más a mi que a él… le pedí que fuera valiente y le dije que pasaría pronto … fue todo un campeón.. se portó impecable pero igual sufrí, en calidad de padre y de hombre…

  3. Totalmente de acuerdo en que una de las cosas difíciles de ser papá es ver sufrir a tu hijo, pero igual siento que el ejemplo de la vacuna no fue de lo más feliz.
    Creo que la clave es demostrar y transmitirles calma y confianza, es complicado pero al final para ellos es lo mejor.

  4. Me ha tocado vivir cosas mucho más fuertes (como tener que hacerle una punción lumbar a los 13 días a mi guagua), pero usé el ejemplo de la vacuna por la histeria que tenía mi hija y que, apesar de que yo me moría de pena, tuve que mostrarme fuerte y agarrarla para que se la pusieran.

    • Yo te entiendo perfectamente, y no encuentro too much el ejemplo de la vacuna, es solo un ejemplo que si a ti te duele esta bien y si a otros no bien tambien.
      Por ejemplo mi bebita de 1 mes y medio sufre de colicos y yo me muero de pena e impotencia al ver como se retuerce de dolor, pero hay personas me dicen que es normal que a todas las guagua les pasa y que dura solo hasta los 3 meses, para mi esas personas suenan insensibles pero es su opinion.

  5. Yo se lo que es eso, sobre todo cuando le hacen examenes de sangre a nuestros pequeños o que no son tan pequeños, mi hija tiene 6 años y cuando le van a hacer examenes de sangre llora apenas ve a la enfermera, mi hijo es mas pequeno y aun no entiende pero a la hora que lo inmobilizan para ponerle la aguja es terrible, de hecho mi marido no lo soporta, asi que yo ahi sola con ellos tratando de calmarlos. Pero tienen razon es una sensación de impotencia tan grande ya que uno tiene que hacer de todo para que funcione bien.

  6. Igual encuentro que lo de la vacuna es too much, a mí me sorprende/indigna cuando voy a hacerme examenes y hay niños de 10 años gritando como si los estuvieran matando por sacarles un poco de sangre… hay cosas mucho más terribles. Yo admiro a mi vieja por todo lo que tuvo que pasar, primero yo que fui operada a las caderas a los 7 meses de vida, después mi hermana chica que nació de 6 meses y medio de gestación, se le reventó un pulmón estuvo meses en incubadora y hasta más o menos los 3 años a ella para hacerle examenes tenían que sacarle sangre del cuello y la cabeza, además de los cateter y las miles de mangueritas que le ponian… y ni lloraba la pobre…

    está bien y es lógico que los niños se asusten, pero creo que pasa también por como uno lo enfrente, una mamá histérica hace niños histéricos.

  7. Se lo tomaron como una competencia de sufrimientos. Si ella sufre porque ve a sus hijos llorar todo bien.
    Cada uno está en su derecho de sentir las cosas como quiere.

  8. Muchas veces son los mismos padres quienes transmiten los miedos a sus hijos. Yo soy odontóloga, atiendo principalmente niños y encuentro admirable como pequeños de 2 o 3 años, entran solos al box, se sientan solos y abren la boca esperando la atención, se portan super y una vez finalizando muchas veces me preguntan: “Tía no me va poner aguja???” cuando la anestesia fue colocada al inicio de la atención. Es super importante ser sincero con los niños, no decirle vamos a tomar un helado y terminar en el vacunatorio o en el dentista, así cualquiera de frustra, no?. Los niños son mucho más capaces de comprender las cosas de lo que nosotros creemos y tenemos que tomarnos el tiempo de prepararlos antes de una situación de stress. Saludos.

  9. Ayer mi hija se cayo de la bicicleta, se rompio la rodilla y la sufrio ene, pedia que estuviera con ella cuando la curaron me decia que la abrazara que estuviera con ella, me dio penita pero me senti tan importante para ella en ese momento.

  10. Acaban de circuncidar a mi hijo de 3,5 años y es una operacion dolorosa, sobretodo lo q esta viviendo ahora. Y MUCHO PEOR AUN es cuando nosotros (mama-papa) tenemos q hacerle las curaciones, q es lo q mas duele, el entiende q va a pasar y q TIENE q hacerselo, pero le duele mucho y eso da una pena horrible, q aguante y trate de no llorar….. Nosotros tenemos q sostenerlo y curarlo a la vez.

  11. Con la primera vacuna de mi mostra (a los 2 meses) me la lloré toda y dormí pésimo la noche anterior. Pero aprendí a que no es tan terrible, y que si yo no le doy fortaleza, ¿de dónde la sacará en el futuro? Por eso ahora le explico que la doctora no le hará nada -cuando vamos a la pediatra- aunque se raje llorando, y le vuelvo a repetir ¿viste que no te pasó nada?

    Sin embargo, hay que respetar. RESPETAR. Cada una sufre/malenseña/gritonea/educa a sus hijos como cree que es mejor.

Comments are closed.