El ¿complicado? momento de dejar el chupete

Legolandphoto © 2002 Dave & Margie Hill / Kleerup | more info (via: Wylio)
por m

Nunca dudé de si darle o no chupete a mi guagua, porque además de calmar su reflejo de succión es una herramienta muy útil para tranquilizarla cuando llora con gente que no está acostumbrada a estar con ella. Pero lógicamente llega un punto en que sabemos que se acerca el día en que tendrá que dejarlo y a veces eso los angustia a ellos y a nosotros también.

Cuando mi hija cumplió un año estuve tentada de quitárselo, porque aunque le gustaba no era que dependiera de él y probablemente ni notaría si desaparecía, pero finalmente desistí porque el chupete no es sólo una tentación para los niños, sino que para los adultos también, porque es la manera más fácil de calmarlos y tan sólo eso es un tremendo alivio.

Así llegaron los dos años y volvieron las ganas de que dejara el chupete. De a poco habíamos ido disminuyendo su presencia en el día a día – no salía ni iba al jardín con él – y sólo estaba permitido en la noche. Hasta que ella misma, lógicamente influida por nosotros, decidió que lo iba a dejar. Como este momento coincidió con la Navidad decidimos llevárselo al Viejo Pascuero y ella, sin que la forzáramos- de hecho yo estaba muy preparada para volver con los chupetes, si varios, a la casa – se los regaló y así se acabó el tema del chupete. De repente preguntaba por ellos y nosotros le recordábamos que ella los había regalado y no volvía a preguntar como en dos o tres días.

Lo bueno fue que tanto ella como nosotros coincidimos en que era el momento y no hubo ni angustia, ni llantos, ni noches insomnes producto de la falta del chupete, que me imagino que a veces debe pasar dotándole de mucho más dramatismo al evento. Cómo lo vivieron ustedes?

9 COMMENTS

  1. para mi fue super facil, no hubo dramas ni nada, ademas mi hijo nunca fue chupete dependiente, asi que como al año fue disminuyendo su uso hasta que un dia tome el chupete y lo escondi, y el jamas lo extraño ni lo pidio

  2. A mi primer hijo no le quise poner chupete por lo típido que dicen que se les enchuecan los dientes, problemas en el paladar, etc etc… pero a medida que pasaba el tiempo me daba cuenta de muchas veces me hizo falta para calmar su llanto y cuando se lo quise poner, no hubo caso que lo pescara; así que con mi segunda hija me propuse tenerle chupete desde bien pequeña pero con ella tampoco hubo caso, simplemente lo devolvía, servía de juego… se lo pongo, lo tira lejos, la mamá lo toma, se lo vuelve a poner y otra vez lo devuelve… me aburrí!!! A fin de cuentas ninguno de mis dos peques usó.

  3. Opinión personal, me carrrrrgan las guaguas con chupete!!
    Yo encuentro que no sirve para nada, al contrario agrega más mañas a las típicas de los niños, y perdónenme se ven tan amermelaos.
    Es una necesidad creada, ya que si el niño no conoce el chupete no lo va a necesitar y se calma de otras formas.

  4. Pensé que ese momento iba a ser terrible, porque ella (2 años) amaba su chupete, pero no lo fue tanto. Hice un pequeño truco que lei en internet. Con un cortauñas le hice una muesca pequeña en la punta, y lo dejé donde estaba, luego ella lo encontró y pensó que se había roto no más, y como no sabia que en las farmacias hay más de los mismos, sólo se lamentó un dia (sin llorar) y se lo puso en la boca, mas bien intentó, como 3 dias seguidos, pero lo botaba altiro, porque evidentemente no era lo mismo…y asi quedó olvidado en un cajón, y como 4 meses después lo boté…

  5. Cuando mi hijo nacio no queria pornerle chupete, pero como al mes de vida me tragué mis palabras y se lo pasé, aunque ma carga como se ven con chupete, sobretodo los mas grandes, debo reconocer que a ratos es un tremendo aliado.
    Hoy él tiene un año y lo usa solo para dormir, cuando despierta se lo pido y el (que ya sabe) me lo pasa. La pediatra me dijo que se lo empiece a quitar, que al año y medio ya debiera dejar de usarlo, asi que veré como me las arreglo

  6. La succión no nutritiva no es una necesidad creada, de hecho las guaguas lo hacen desde el útero al chuparse la manito. Probablemente antes las ponían en la pechuga y listo, pero las demandas que han ido surgiendo con el tiempo y la necesidad de las mamás de trabajar o incluso de tener un poco de independencia probablemente llevaron a que se creara el chupete, un gran invento a mi juicio si es que es estratégicamente incorporado en la vida de una guagua.
    De todas maneras, esta necesidad biológica de succión se acaba entre los 4,5 y 5 meses de vida, momento en el cual uno podría sacarle el chupete a la guagua sin ningún tipo de sifrimiento. Después de ese tiempo los niños generan una relación emocional con él, momento en el cual podría ser más complejo sacárselo.

Comments are closed.